La vida dolarizada en Venezuela

La vida dolarizada en Venezuela

Actualmente los ciudadanos acuden cada vez más a la moneda norteamericana para realizar sus transacciones y resguardarse de la hiperinflación.

La brecha entre quienes tienen dólares y los que no está generando en el país una élite de personas que sí tienen poder adquisitivo para adquirir algunos productos impensables para el resto. Sin embargo, la mayor parte de la población percibe sus ingresos en bolívares y 82% de los venezolanos vive por debajo de la línea de pobreza.

Venezuela se encuentra sumergida en un proceso hiperinflacionario donde los precios están aumentando a una tasa mensual de entre 80% y 100%. El Decano de la Facultad de Economía de la Universidad Católica Andrés Bello, Ronald Balza mencionó que “si no se detiene la hiperinflación, en menos de un año los precios tendrán nuevamente los tres ceros que se van a restar con la reconversión. Se estaría incurriendo en un costo inútil”.

“Aparte de imprimir los nuevos billetes, la reconversión obliga a las empresas a ajustar los sistemas de cómputo, a los bancos a calibrar los cajeros automáticos y a los comercios a modificar las máquinas para el cobro del IVA, por ejemplo”, explicó Balza.

Es importante destacar que en el país desde consultas médicas hasta reparaciones de automóviles se pagan en dólares a través de transferencias electrónicas o en efectivo a consecuencia de las constantes devaluaciones del bolívar.

Andreína Márquez, una venezolana que vive en Colombia y estuvo de vacaciones en diciembre del año pasado en Caracas, se sorprendió por los cambios en la economía del país. “Pagué taxis y parqueros con un billete de un dólar, cuando la tarifa de un estacionamiento formal costaba 6.000 bolívares y el dólar en el mercado negro estaba a 120.000 bolívares. Lo del taxi fue porque lo pedimos con una aplicación y la tarjeta no pasaba, le dimos 1 dólar al conductor por una carrera corta y lo aceptó feliz”, dijo a El país de España.